ESPORT I NATURA

© 2019 CE Safir Team by Mario Otero  All Rights Reserved.

Ultra Pirineu 2018

José Pérez 

  • Black Instagram Icon

El pasado sábado 28 septiembre del 2018 vuelvo por segunda a Bagà.

Una vez más a  luchar para llevarme una de las grandes carreras de Trail Running a casa.   

En el 2013 se denominaba Cavalls del Vent, y en 2013 se amplió a 92kms, en 2014 a 100km , y en los últimos años hasta 110km  y cambiando el nombre a Ultra Pirineu.

Este año mucho mejor, no por el resultado, sino por las sensaciones vividas.

Sabía muy bien donde me metía y conocía el recorrido.

Empieza el ritual, 06:00h am, Plaza Porxada ( Bagà) , 1000 corredores tras el arco de salida escuchando el último Mohicano ( si esto no motiva a alguien es que no tiene sangre en las venas).

3,2, 1 Salimos con bastante pelotón Ibero. En 1h 20’ llego al Rebost donde apenas paro en el avituallamiento, quizás este motivo fue una de las claves de la carrera.

Llego al Niu de l'Áliga (techo de la carrera) en poco más de 2h30’ con una bajada hacia Coll de Jou y seguidamente la subida a Penyes Altes.

Después de 4 horas, viene una de las zonas más delicadas. Ahora si, me olvido de los bastones y me lanzo en la bajada técnica del Serrat de les Esposes hacia Bellver.  

En Bellver conviene llegar bien y habiendo guardado fuerzas para lo que viene. Prat d’Aguiló, y subida de casi 1.000+ del Pas de Gosolans, que pude hacer a buen ritmo. Desde el Pas dels Gosolans ves la comarca de la Cerdanya por un lado, y el Berguedà por el otro, espectacular!

Larga bajada hacia Gosol, llegando dedo, lugar estratégico, ya que en nada empieza la noche y hay que pensar que por lo menos vendrán 7 horas más.

Llegaremos al Refugio Estasen y vendrá  la bajada al Grasolet. Pendiente pronunciada, húmeda y resbaladiza. Toca subir a Vents del Cadi, subida a buen ritmo, sabiendo que es el tramo más duro que nos queda, 3 kilómetros y 700+.Es la subida al refugi Sant Jordi la que se hace larga, las energías escasean y hay que tirar de reservas, para encarar los últimos 6 kilómetros de bajada a Bagà.

Esto ya esta, quedan pocos metros para llegar, vuelvo a tener otra vez esa sensación de plenitud, de haberlo conseguido por segunda vez y por fin! cruzo el arco de meta!

Es momento para dejar que fluyan las emociones. Disfrutar del momento. De recibir la medalla de reconocimiento al esfuerzo y la satisfacción de conseguir un objetivo muy luchado, mejorando en 3 horas la anterior marca, pero llevándote a casa lo más importante: la vivencia.

31/09/2018